Noticias

RSS

5.3.2015

//


El PSOE considera un hecho histórico el acuerdo alcanzado entre asociaciones ganaderas y ecologistas acerca de la conservación del lobo


El Grupo Parlamentario Socialista presenta una Proposición No de Ley que pretende elevar al debate político dicho acuerdo y que este se vea reflejado en un Plan de gestión del lobo en Cantabria

Foto de la firma del acuerdo (EP)

El PSC-PSOE ha presentado una Proposición No de Ley (PNL) en el Parlamento de Cantabria con el objetivo de instar al Gobierno a la elaboración “urgente” de un Plan de gestión del lobo en la comunidad autónoma, así como la creación de una Mesa del lobo en la que estén representados todos los sectores afectados.

 

Esta PNL pretende “elevar al debate político” el acuerdo que han alcanzado diversas asociaciones ganaderas y ecologistas para la conservación del lobo en Cantabria, consensuando una serie de aspectos relativos a la gestión de la especie que asegure su conservación y su cohabitación con las actividades ganaderas. Dicho acuerdo es considerado por los socialistas como un “hecho histórico” y han mostrado su pleno acuerdo con él. “El espíritu del plan, como es el espíritu del acuerdo, sería el compromiso de combatir la muerte ilegal de lobos y la tolerancia cero con el furtivismo y el uso del veneno”.

 

Según los socialistas, el Plan de gestión del lobo, que  “debería ir en la línea de los aprobados por las comunidades autónomas vecinas (Galicia, Asturias y Castilla y León)”, tendría como objetivo “mantener una población de lobos viable coexistiendo de la mejor manera posible con las explotaciones agroganaderas y la población del medio rural, minimizando la incidencia sobre la cabaña ganadera y optimizando la política de compensación de daños”.

 

 

Tras la firma de este “histórico” acuerdo, los socialistas consideran que el Plan de gestión del lobo que proponen “debería recoger las directrices y medidas consensuadas por los afectados” y mantener “la tolerancia y la capacidad para lograr acuerdos y compromisos demostrada por los firmantes del acuerdo”, quienes han renunciado a parte de sus reivindicaciones “en beneficio de un consenso razonable”.

 

Como recoge el acuerdo firmado por los afectados, el Plan sería de aplicación en la totalidad del territorio de Cantabria, si bien, al objeto de favorecer una gestión más eficaz, debería establecer una zonificación que tenga en cuenta la idoneidad para albergar poblaciones estables de lobos, la cual sería revisada periódicamente.

 

Además, deberá contener medidas de control poblacional bianuales realizadas en base a criterios técnicos y científicos que facilitarían el establecimiento de métodos de control más eficaces y apropiados para cada zona. Así mismo, habrá de contemplar la indemnización, por parte del Gobierno de Cantabria, de los daños causados por el lobo en la totalidad de su coste. Los daños del lobo tienen que suponer un coste cero para los ganaderos, y se tendrán que adoptar mecanismos para agilizar el cobro de las indemnizaciones en un plazo razonablemente breve.

 

Algunas otras de las medidas que se plantean es la creación de una Comisión de daños, el favorecimiento de adopción de medidas de prevención de los mismos, la implantación de medidas compensatorias que cubran el sobrecoste que supone la convivencia con esta especie y compensen el lucro cesante y la articulación de ayudas económicas a proyectos que ayuden a reducir los daños causados por los lobos mediante cambios en el manejo del ganado, la producción o la integración de nuevas actividades económicas que rentabilicen la protección del medio natural en las explotaciones.

 

Para finalizar,  los socialistas proponen crear “de forma inmediata” la Mesa del lobo en Cantabria “como órgano de participación, asesoramiento e intercambio de experiencias entre todos los sectores sociales implicados, con independencia de otros actores cuya presencia se considere necesaria en dicha Mesa, como los representantes de la guardería del Gobierno regional y del Seprona”.

GALERIA DE FOTOS

COMPARTIR :

VALORA ESTA NOTICIA

Hemeroteca

 Anterior 

AGENDA

AGOSTO‘17

 Siguiente 
LuMaMiJuViSaDo
 123456
78910111213
1415161718
19
20
21222324252627
28293031   

suscribete

(Obligatorio)
(Obligatorio)
Deseo mostrar mis datos.
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de uso

1COMENTARIOS

1

7/3/2015

// JESÚS GARCÍA DÍAZ, MILITANTE DEL PSOE

Ya manifesté mi opinión en forma muy escueta cuando apareció la noticia del “hecho histórico” con foto de familia incluida (algo que últimamente se prodiga tanto), por lo que no creo que a nadie pueda sorprender ni incomodar una explicación algo más prolija a propósito de la iniciativa del Grupo Socialista sobre esta peculiar forma de abordar la “gestión” del lobo en Cantabria. Bien está que privados se reúnan y acuerden lo que les venga en gana con otros privados. Más concretamente, si sectores económicos de uno u otro tipo buscan facilidades para explotar el medio natural, y se ponen de acuerdo en algo con los que buscan conservarlo, miel sobre hojuelas. Pero a la vista de comensales, menú y liturgia mediática, lo que no veo es por qué alguien que se diga socialista, progresista o consecuentemente democrático y racional sin más celebre con grande alboroto (que diría Gabo) el consenso de los llamados a él y no por el consenso en sí sino por el consenso en torno a qué y para qué. Cuestionable es en principio que los participantes decidan que representan a otros conservacionistas, porque ni lo hacen, ni “los otros” representados se sienten como tales, ni su subsidiación de los poderes de turno resulta probatoria de ello. Pero los firmantes -leo textualmente- “somos realmente el germen de la Mesa del Lobo, y proponemos a la consejería que seamos tenidos en cuenta en la composición formal de la Mesa”. Pero este tipo de invocaciones, si acaso no tan explícitas, no son nuevas en Cantabria. Pero entremos a la sustancia… Porque buscando explicaciones a la alegría, por deformación vocacional, se me ocurre que el Grupo del PSOE de Cantabria, o tiene información que otros no tenemos, o no han leído el mismo texto que tengo ante mis narices, o no han procesado lo que han leído (y perdón por mi arrebato expresivo tan sincero). La opción primera, que no la puedo valorar, me parece incluso la más razonable. Con las dos siguientes, aun ignorando si existe un dossier oculto, me atrevo a opinar un poquito. Se concluye del “histórico acuerdo” que se ha alcanzado un consenso para controlar la población de lobos. Eso en castellano -tan presto al eufemismo- significa matarlos para que haya menos. Pero no hay detalles (el acuerdo, de esto, ni “mú”). Nadie (¿nadie?) sabe cuántos acuerdan matar -¡huy, perdón… controlar- ni dónde. Pero es igual. Todos (los de la foto, claro) se alegran del consenso… de esos consensos sin más detalles que tampoco son nuevos, y más últimamente. El texto del acuerdo no dice desde cuándo es conveniente “controlar” poblaciones de lobos para reducir predación sobre animales domésticos no defendidos. No dice nada acerca de las consecuencias de la desestructuración de grupos ni dice nada de la infamia que supone matar animales al azar en nombre de la conservación. No se plantea siquiera si el “control” es entre poblaciones o individuos, cosa que no es baladí y bien sabida es. Pero nada… alegría y consenso. ¿Por qué hay que matar lobos en Cantabria? La pregunta parece tonta, pero es que en biología de la conservación los porqués son importantes: ¿cuál es el diagnostico ante el que se plantea esa gestión? Y si no hay diagnóstico, ¿por qué hay un planteamiento de gestión? Va a resultar que en conservación ya no hace falta ecología: saber cuántos animales hay, y dónde; si la población crece, decrece, o todo lo contrario. Qué comen; dónde y por qué mueren. Igual resulta que se puede gestionar fauna sin hacer números, sin plantear escenarios, sin diagnosticar. Todo eso son monsergas, ¡hombre!. Sólo hace falta consenso. No veo que el documento diga tampoco si la predación de los lobos sobre animales domésticos supone un porcentaje alto comparado con la mortalidad propia del ganado extensivo. La participación -imprescindible, desde luego- de los ganaderos exige entrar a fondo también en aspectos como las pérdidas que producen los lobos respecto a las que suponen, por ejemplo, la competencia en la producción de carne con los productores intensivos de otras regiones españolas, a los que tal o cual cadena de supermercados compra miles de canales. No oculto mi interés por saber cuánto más daño hacen los lobos que la competencia con tal o cual productor industrial de derivados lácteos. Claro, mejor no meterse en esas pozas, no sea que acabemos debatiendo sobre qué modelos de mercado mejorarían la rentabilidad de la producción. Pero, en fin, tras la firma de este “histórico” acuerdo, los socialistas proponen crear “de forma inmediata” la Mesa del lobo en Cantabria “como órgano de participación, asesoramiento e intercambio de experiencias entre todos los sectores sociales implicados, con independencia de otros actores cuya presencia se considere necesaria en dicha Mesa, como los representantes de la guardería del Gobierno regional y del Seprona”. ¿Podría haber dicho el PSOE que, frente a la pantomima de escenificación perediana tan del gusto del Gobierno en estas fechas, una “Mesa del Lobo” en Cantabria debería convocarse (para consolidarse) por los poderes políticos desde supuestos bien diferentes? Una mesa en la que desde el principio no falten esas “otras” organizaciones ambientalistas bien reconocidas que, en su condición de asociaciones, plataformas y otras fórmulas similares, hacen ejercicio de su opinión no “compensada”. Una Mesa sobre la que graviten las valiosas aportaciones iniciales de ignorados hasta ahora como la Universidad de Cantabria, el CSIC o la SECEM. Pues no. Los socialistas consideran (en este caso me resulta imposible conjugar en primera persona del plural) que el Plan de gestión del lobo que proponen los llamados a la mesa -la única de momento- “debería recoger las directrices y medidas consensuadas por los afectados” y mantener “la tolerancia y la capacidad para lograr acuerdos y compromisos demostrada por los firmantes del acuerdo”, quienes han renunciado a parte de sus reivindicaciones “en beneficio de un consenso razonable”. ¿Qué han renunciado a qué? ¿Y -sobremanera algunos- en beneficio de qué? No soy capaz de concebir tamaña ingenuidad en el PSOE como para ignorar lo que germina bajo tan endeble envoltorio. Y mientras tanto, el lobo de verdad merodeando por otros andurriales mucho más cercanos a nuestra vida cotidiana.

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: get_headers(): php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known

Filename: controllers/pie.php

Line Number: 82

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: get_headers(http://www.pedrocasares.es/feed/): failed to open stream: php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known

Filename: controllers/pie.php

Line Number: 82

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined offset: 1

Filename: controllers/pie.php

Line Number: 85

Psoe al dia

Podcast

Descárgate nuestros audios

Videocast

Descárgate nuestros vídeos

RSS

Recibe todas nuestras noticas

Boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Blogosfera y redes

blogosfera blogosfera blogosfera blogosfera blogosfera blogosfera

CONTACTO // 942 311 311 // cantabria@psc-psoe.es // CALLE BONIFAZ N 18, SANTANDER. 39003

Contacta | Mapa web | Aviso legal | Política de Privacidad
certi1 certi2 certi3 certi4 certi5