Fundación de la Federación Socialista Montañesa

Durante la II República el socialismo en Cantabria dio un paso fundamental para su definitiva consolidación como fuerza política en la región al ser fundada la Federación Socialista Montañesa, lo que en términos actuales conocemos como PSC-PSOE.

Para comprender lo sucedido hay que recordar que las agrupaciones por entonces se vinculaban directamente al PSOE al solicitar su ingreso ante Comisión Ejecutiva Nacional y que, por tanto, eran autónomas en su funcionamiento. En Cantabria esa autonomía no supuso nunca problema alguno ya que las relaciones entre las diferentes agrupaciones de la región fueron siempre fluidas, sin embargo los dirigentes de Santander creyeron, en el nuevo contexto político inaugurado el 14 de abril de 1931, llegado el momento de crear un cauce orgánico que posibilitara la acción coordinada de todas las agrupaciones de manera permanente y decidieron proponer su fundación. La invitación a constituir la Federación Socialista Montañesa fue acogida favorablemente por el conjunto de las agrupaciones aunque también puso de manifiesto la rivalidad existente entre las asambleas de Santander y Torrelavega. No obstante y a pesar de la tensión latente entre ambas durante el proceso, el compromiso de los afiliados de ambas agrupaciones en su creación fue firme y sus deseos de contribuir a su formalización lo antes posible se evidenciaron en el trabajo conjunto que realizaron durante varios meses y que culminó el 12 de marzo de 1932.

El socialismo político en Cantabria alcanzó su madurez en este período. Tras su constitución, la Federación Socialista Montañesa y la Federación de Juventudes Socialistas logran articular el funcionamiento coordinado del organigrama regional; sus representantes forman parte de todas las instancias políticas y sociales al alcanzar la representación municipal en la mayoría de los ayuntamientos de las áreas industrializadas y ocupar puestos en la Diputación Provincial y la Cortes Españolas; en las áreas rurales, los Casas Campesinas fundadas por Matilde de la Torre en los años veinte sirven de base para la difusión del socialismo en los valles del interior de la provincia y surge una nueva generación de líderes encabezada por Juan Ruiz Olazarán que se va a sumar a los que ya son conocidos como dirigentes históricos no solo entre los militantes socialistas sino entre la población en general: Antonio Ramos, Bruno Alonso, Antonio Vayas, Antonio Somarriba, Pedro Vergara Zubiri, Avelino Ceballos Solar, Pablo Serna Maruri, Sixto Serrano. Unicamente la Guerra Civil, el exilio y la clandestinidad pudieron poner freno a un crecimiento y proceso de consolidación que puede calificarse como de ininterrumpido durante más de una década.

Cecilia Gutiérrez Lázaro

Historiadora

Avelino Ceballos
(Cieza, 1900 - Torrelavega, 1970)